Grupo y equipo de trabajo, no es lo mismo!


En el mundo de los negocios es habitual escuchar la afirmación: “trabajamos en equipo”, sin embargo en la mayoría de las ocasiones se confunde con el concepto de grupo de trabajo”. Son conceptos estrechamente ligados, con ciertas semejanzas, pero diferentes.

Un grupo es un conjunto de personas formado al azar, por cercanía, por afinidades, etcétera, donde se espera que todos estén capacitados y dispuestos para el desarrollo de actividades comunes para el logro de un objetivo compartido. Podría ser el caso de un grupo de vendedores de calle, o de telemarketers en un call center o de cajeras en un supermercado. Muchos se sorprenderán pero un grupo de operadores no es un equipo.

El equipo implica un conjunto de colaboradores pero con roles distintos que se integrarán para el logro de los objetivos, desempeñando, cada uno de ellos su actividad diferenciada, aunque de forma complementaria y cooperativa.

Por ejemplo en un equipo de cualquier deporte, cada uno desempeña un rol diferente y complementario para el logro del objetivo compartido. En el fútbol, no todos son goleadores, o defensores. Cada uno tiene un rol que, incluso se cumple de diferente forma en relación con las exigencias de la realidad de cada partido a enfrentar. De esta forma deben constituirse los equipos de trabajo en la empresa.

Tener siempre presente, “trabajar juntos” no es “trabajar en equipo”., por ello mucho se habla de trabajo en equipo, pero poco se hace; no porque no se quiera, sino porque un equipo de trabajo no se constituye con solo decidir hacerlo.
Para lograr un buen funcionamiento y eficacia de equipo, en su constitución hay que obtener la resultante de tres factores combinados.

1. Determinar las tareas a realizar conjuntamente, de acuerdo con las actividades que debe llevar a cabo el equipo para alcanzar los objetivos.
2. Establecer claramente las relaciones técnicas o funcionales que se derivan de esos objetivos, con el fin de determinar las responsabilidades de unos y otros en lo que hace a la realización de actividades y tareas y a la forma de realizar el trabajo propiamente dicho.
3. Considerar los procesos socio-afectivos que surgen de la inserción de los factores humanos intervinientes y que hacen referencia a las modalidades y tipos de relaciones que se establecen entre las personas que forman parte de un grupo (en este caso con el propósito de constituirse en equipo).
Aquí tiene que ver todo lo que hace al carácter informal emotivo que se da en el interior de cada grupo.

Entonces definimos equipo como:

un grupo de trabajo
(cumple tarea según objetivos)
en unidad integrada
(no como simple agregado o reunión accidental de personas)
que se gobierna a sí mismo
(a través de la integración.)
en libertad ordenada
(mediante normas para ordenar lo aceptable y lo no aceptable).

Otra cuestión a considerar, es que nuestra educación y socialización no siempre ayuda a que tengamos aquellas cualidades necesarias para el trabajo en equipo.
Más bien ocurre lo contrario, trabajar en equipo supone actuar con los demás, colaborar con los otros, distribuir funciones y responsabilidades; aprender a escuchar las opiniones y los aportes de cada uno; así como saber expresar los propios puntos de vista.
Una organización no puede funcionar eficazmente con personas que, estando en una tarea en común, actúan cada una por su lado, o con personas desinteresadas de la tarea que deben realizar.
Inmediatamente surgen los siguientes interrogantes: ¿cómo constituir los equipos de trabajo?, y, una vez constituidos, ¿cómo asegurar que los equipos funcionen de manera productiva y gratificante?.
Para responder a estas cuestiones de una manera práctica, queremos señalar cuáles son las características esenciales de un equipo de trabajo. Para ello recurrimos tanto a los aportes de la psicología de grupo, como a los especialistas en administración; todo ello tamizado por nuestra propia experiencia.

En los textos de administración, los aspectos relacionados con el “trabajo en equipo” se presentan en el tema “Grupos y Comités” que Stoner, (1996) define como “dos o más personas que interactúan e influyen en otros para lograr un propósito común” en la versión del texto de Koontz-Weirich (2004) se define un equipo como “número reducido de personas con habilidades complementarias comprometidas con un propósito común, una serie de metas de desempeño y un método de trabajo del cual todos son responsables” Robbins (1999) precisa más la diferencia entre grupos y equipos, cuando plantea que la meta de los grupos de trabajo es compartir información, mientras que las de los equipos es el desempeño colectivo. La responsabilidad en los grupos es individual, mientras que en los equipos es individual y colectiva.

En cuanto a las habilidades, en los grupos éstas son aleatorias (es decir, casuales) y variables, mientras que en los equipos son complementarias. La diferencia principal que señala es que “un equipo de trabajo genera una sinergia positiva a través del esfuerzo coordinado” mientras que un grupo se limita a lograr determinados objetivos.

No obstante, no hay diferencias esenciales entre el proceso de formación y desarrollo y las técnicas para el trabajo en ambos.

Además, será preciso  para que el equipo funcione un liderazgo eficiente, comprometido y experto.

Prof. Licenciado Sergio Quiroga Morla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.